¡IMPORTANTE!

PLAGIO

Mi Cupido oprimido

Toca al lado de la albada

El amor de sus dolores

Y el pensar de las estancias.

La cruz de la autora lleva

Salpicadero de sustancias

Y la princesa sin ojos

De la trémula calma.

La enorme rumba del coche

Su rojo albero encanta

Para esconder en la ría

La grandiosa cumbre encantada.

¡ Donde iré yo en estos fangos

Atrapando culebras y ranas,

Sorprendido en esta hora

Mirando la noche en mi palma!

¡ Donde iré si están tus abrojos

Muertos con las dulces parras

Y no ha de vivir mi arte

El dolor de tus miradas!

¿ Por qué te maté hombre

En aquella noche estrellada?

Ahora mi corazón está marchito

Como una poesía clara.

 

Autor: JAVIER ARTAL

 

Sobre admin

Comentar